Síguenos en Revista El Mirador en Facebook Revista El Mirador en Twitter Revista El Mirador en YouTube
Julio Sanjinés Goytia: Gran amigo del Perú PDF Imprimir E-mail

Julio Sanjinés Goytia: Gran amigo del Perú

El ex Canciller Oscar Maúrtua de Romaña traza aquí la semblanza del destacado personaje boliviano que falleció a los 91 años. Por Oscar Maúrtua de Romaña*

Julio Sanjines Goytia fue un gran visionario cuya dedicación y profesionalismo en cada cosa que hizo, trascendió las fronteras de su país, Bolivia, y dejó profundas huellas en todo el continente americano. Pionero en varias ramas del quehacer político, militar, económico y diplomático, él abrió caminos en donde antes no los había. Su legado deja una estela para las futuras generaciones.

Fue fundador de la prestigiosa Escuela Militar de Ingeniería de Bolivia (EMI), donde se forman muchos recursos humanos, no solo en el campo específico de la ingeniería, sino también de las ciencias sociales. Los egresados de este centro de estudios han contribuido al desarrollo de la infraestructura boliviana, así como en diversos países y empresas multinacionales. De joven, él mismo recibió una formación integral en la Academia Militar de West Point, que acaso quiso replicar en su patria, impregnando a los jóvenes cadetes los valores del deber, el honor y la ética.

Sin duda que el Lago Titicaca favorece un microclima propicio para el desarrollo de la agricultura en las zonas circundantes. Sanjinez abogó por la conservación del ecosistema del lago, logrando que se creara una administración de tipo binacional, la Autoridad del Lago Titicaca (ALT), es decir, sin interferencias de los gobiernos de turno y sustentado en el condominio que ejercemos sobre este invaluable recurso natural.

Fue uno de los forjadores del Sistema Andino de Integración, llegando a ocupar la presidencia de la Corporación Andina de Fomento (CAF), que por entonces estaba dando sus primeros pasos. Bajo su mandato (1976-1981), esta organización supranacional se consolidó institucional y administrativamente. Se logró el primer crédito sindicado en la banca internacional, así como la incursión en los sectores petrolero, agroindustrial, empresarial, ecológico y saneamiento, entre otros.

Como diplomático, fue embajador de Bolivia en Washington DC, y luego en Lima. Con él trabajamos del proyecto Boliviamar, como parte de los Convenios de Ilo de 1992. Su aporte fue invaluable; su pericia y conocimiento coadyuvaron a dar forma al que quizás fue el avance más prometedor de la relación bilateral entre nuestros dos pueblos. Sanjines pudo ver el valor de la integración peruano-boliviana, sus potencialidades, así como los obstáculos que impedían su consolidación. Excepcional y leal amigo del Perú, quien falleció a fines de este año, se le puede considerar un ícono que deben imitar las nuevas generaciones por su vocación integradora andina, inspirados en el aforismo que dice que el Perú y Bolivia son hermanos gemelos que se reflejan sobre el espejo del Lago Titicaca.

*Ex canciller del Perú y ex embajador del Perú en Bolivia (1988-1992).

Foto arriba: Julio Sanjinés Goytia