Síguenos en Revista El Mirador en Facebook Revista El Mirador en Twitter Revista El Mirador en YouTube
Jóvenes tienen que aspirar a ser más competitivos no sólo en el Perú, sino en cualquier parte del mundo PDF Imprimir E-mail

Jóvenes tienen que aspirar a ser más competitivos no sólo en el Perú, sino en cualquier parte del mundo

Economista Guillermo Tavera Vega*, explica la importancia clave de las prácticas profesionales en el extranjero

“Los jóvenes tiene que pensar en adquirir talentos y capacidades que lo hagan competitivo no solo en el Perú, sino también en Londres, Japón, Nueva York, es decir en el mundo entero”, aconseja a los estudiantes universitarios el economista Guillermo Tavera Vega, representante en el Perú de Credit Foncier Monaco y primer vicepresidente de la Cámara de Comercio Peruano-Argentina para el periodo 2011-2014.

Pero el consejo del economista Tavera no se queda allí, pues señala a sus entrevistadores, - de la revista Tasa de Interés que lo conducen estudiantes de economía de la PUCP, Alfredo Alvarado, David Gomez, Carlos Semorile y Andy Inga.- una importante puerta de acceso a la oportunidad de adquirir talento y capacidad, a través de la Asociación Internacional de Estudiantes de las Ciencias Económicas y Comerciales (AISEC), fundada en 1948 en Europa y con una filial en el Perú, que se dedica a facilitar el intercambio de prácticas profesionales internacionales de estudiantes de economía peruanos en las diferentes metrópolis académicas del mundo. “Les aconsejo que aprovechen las oportunidades de esta asociación”, dice.

 

El economista testimonió a sus entrevistadores su experiencia de economista, de manera particular sus inicios laborales como promotor de las acciones laborales, en una época diametralmente diferente y opuesta a la actual, en la que iba en busca de los trabajadores industriales a sus centros de trabajo ubicados a lo largo de la avenida Argentina, para hacerles comprender de la importancia de estos valores. A continuación publicamos sus respuestas a nuestras preguntas:

- Tavera: Yo he estado en la Católica del 80 al 84, ¿ya llevaron Econometría?

- Carlos: Lo llevaremos el siguiente ciclo

- Tavera: Ahora Econometría debe ser una maravilla. Qué pena, yo la llevé en la época de la carreta porque nosotros teníamos que marcar en esas tarjetas como las de los exámenes de ingreso. En eso hacías un programa que se llamaba SPSS (Statistical Package for the Social Sciences). Entonces, íbamos con nuestras tarjetitas a centro de cómputo CISEPA de la Católica. Ahí dejábamos las tarjetas y después salía un listado gigantesco del trabajo realizado. Pero ahora debe ser una maravilla hacer un trabajo de Econometría. De verdad, esta época es genial. A ustedes les está tocando una gran época para desarrollar la profesión.

Andy: Usted es un economista muy exitoso, ¿cómo fueron sus inmicios en el undo laboral?

Tavera: Yo tuve mucha suerte porque todavía siendo estudiante de la universidad me ofrecieron una chamba en la primera Sociedad Corredora de Valores que existía. El Mercado de Valores en el Perú surgió en realidad a partir de esa época. Hasta antes, la bolsa de valores era muy aristocrática y tenía muy poca profundidad de mercado. Mi primera chamba fue meterme a latear en la avenida Argentina, donde estaban todas las fábricas. Yo esperaba en la puerta que salieran los trabajadores para hablarles sobre las acciones laborales. Imagínense. Esto es kafkiano. Yo estaba en la calle, con el sol, vestido de terno, y tratando de hablar a los trabajadores. Parecía un evangélico.

Alfredo: ¿los trabajadores entendían qué era una acción laboral?

Tavera: No, muy pocos pero estaban bien organizados. Entonces, había el presidente o el secretario de la comunidad [de trabajadores] que estaba pensando en el beneficio de los asociados. Él te buscaba después de un par de día y te invitaba a una reunión del sindicato para que yo hable. Era una chamba evangélica porque había que educar a estas personas en el sentido de decirles que el título que tenían en la mano era un título que tenía un valor diferente al valor que estaba escrito allí porque el valor del mercado depende de si a la empresa le va bien o le va mal. Si allí decía un sol, de repente el valor real podía ser cinco soles o cincuenta centavos. La única manera de saber cuál era el valor del mercado era que soltaran acciones a la bolsa para que el precio empezara a fluir. Tuve la suerte porque me pagaban en dólares y esos dos años de inflación que vivía el país no la pasé mal.

PRACTICAS EN EL EXTRANJERO

Carlos: ¿Cómo ve usted la situación de los estudiantes en la actualidad?

Tavera: En mi época, pensar hacer un viaje al extranjero era materialmente difícil. Hoy día, veo una la cantidad de chicos que hacen intercambio de estudios. Las propias universidades promueven los intercambios internacionales. Hoy en día, un muchacho universitario del Perú tiene que pensar que tiene que adquirir talentos y capacidades que lo hagan competitivo no solo en Lima sino en Londres, en Japón, en Nueva York, en el mundo. Por ejemplo, AIESEC es una gran oportunidad para estudiantes como ustedes.

Alfredo: Usted ha sido parte importante de esa institución, ¿puede contarnos un poco más acerca de AIESEC?

Tavera: Claro. Yo fui fundador de AIESEC de la Católica el año 82. En ese año, Carlos Solano, Director Finanzas de Claro y gran amigo mío, se enteró de AIESEC y junto con cuatro amigos más la formamos. AIESEC es una institución que se inició en Europa en 1948 para promover el intercambio de prácticas profesionales internacionales. Después de haber habido dos guerras mundiales, un par de chicos en Francia dijeron: ¿Qué nos garantiza que no va haber una tercera guerra mundial con Alemania? Lo único que nos garantiza es que los próximos líderes de nuestros países sean amigos. Que el próximo presidente de Francia sea amigo del canciller de Alemania y que cuando haya algún problema, de pata a pata, se llamen por teléfono y arreglen el problema antes de llegar a mayores. La idea fue muy buena y se extendió a Italia, Inglaterra, Canadá, etc. Hoy día es una organización mundial integrada por jóvenes como ustedes. Manejan presupuestos espectaculares. El 2012 cerró el año con superávit. El año pasado AIESEC Perú ha logrado colocar mil peruanos en el extranjero para prácticas profesionales. Les aconsejo que aprovechen las oportunidades de esta asociación.

 

*Guillermo Tavera Vega, ha apoyado ampliamente la LC y MC Católica del Perú a través de los medios financieros y los conocimientos técnicos. Él ha ayudado a AIESEC para construir alianzas con las principales empresas en el Perú, así como los miembros personalmente financiados viajar a conferencias internacionales y eventos locales de capacitación.

Tavera fue la fuerza impulsora detrás de la creación de AIESEC Alumni Perú en la Asociación. Fue el presidente fundador de la Asociación de Antiguos Alumnos 2001 a 2003. fue miembro fundador del Rotary Club de Santiago de Surco, Lima. Él recibió un prestigioso premio de la Beca Paul Harris mención por su contribución significativa. Este premio es dado solamente a aquellos que realmente han dedicado para hacer la diferencia. Él es uno de los sólo 20 personas en Lima que han recibido esta mención.

Tavera Actualmente también es el Director del Servicio Internacional para el Rotary Club. Es el encargado de facilitar el intercambio de jóvenes, las donaciones internacionales y comunicación, así como ser uno de los dos socios a una cocina barrio, un proyecto que se asegura de que cientos de familias siempre tienen una comida al compartir una cocina común y los mismos recursos .

Él es el presidente fundador de la Cámara Perú-Argentina de Comercio, el benefactor social de la Asociación "Ayuda con Amor" (Help with Love), y el líder de las obras sociales en el Perú por los diplomáticos (que ayuda a los diplomáticos a elegir, iniciar o trabajar en proyectos de ayuda social en todo el Perú).

Tavera también participa en los niños que duermen todo el mundo (SCAW) - 'abrigos de la calle "del proyecto (calle capas). A través de su cargo en el Club Rotario como Oficial Internacional, que está trabajando muy de cerca con SCAW, por las unidades de la organización que se reúnen abrigos para niños de la calle.

Fuente: revista Tasa de Interés